Clarividentes reales sin gabinete

clarividencia verdadera

El impulso por llamar a un teléfono donde sabemos que nos va a atender un vidente o tarotista y decir nuestro futuro es muy fuerte, sobre todo cuando siempre se ha deseado saber el futuro para poder remedio a determinadas situaciones o saber qué pasará con ese problema que nos quita el sueño.

Pero no todos los videntes o tarotistas son buenos o fiables, los clarividentes reales sin gabinete son los más solicitados pues ellos suelen trabajar en sus predicciones en un ámbito de actuación que sí nos va a dar una garantía y una predicción acertada.

La duda siempre está presente sobre si un determinado servicio de tarot o videncia es real o no y siempre se puede hacer una pequeña prueba que nos ahorrará quedar insatisfechos con el servicio que nos han prestado, debemos evitar los gabinetes y para ello hay que saber identificarlos.
carmen tarotista real
El gabinete suele ser una empresa que tienen a muchas personas trabajando en las predicciones de los clientes que telefonean, pero el que trabajen realizando predicciones no quieres decir que sean videntes o tarotistas reales. En un gabinete no se dan las condiciones de trabajo ideales para poder ejercer estas capacidades.

Se identifican por el ambiente ruidoso, la espera a la que nos someten, ser transferidos por una centralita, en muchas ocasiones a otros países que los identificamos con facilidad por el acento de nuestro interlocutor. Todo ello nos indica que es un gabinete y que es imposible totalmente que se pueda hacer esta labor bajo esas condiciones.

Los clarividentes reales sin gabinete son aquellos que atienden personalmente al consultante, le dedican el tiempo que se merece, no dan ambigüedades sobre la personas sino que establecen una predicción concreta sobre hechos que afectan directamente a la persona con sólo verla o escuchar su voz.

El vidente que de verdad lo es trabaja de forma independiente, sin gabinete, explotando al máximo ese don que tiene de poder visualizar el futuro de la persona, en muchas ocasiones apoyándose en otros elementos predictivos como la baraja de cartas o la bola de cristal que lejos de ser un elemento casi legendario se torna como de gran ayuda en este arte.

Tarot siempre sin gabinete

La baraja de cartas es uno de los puntales fundamentales del clarividente auténtico, cierto es que se puede realizar la videncia sin consultar los arcanos pero siempre será un buen punto de referencia y ayuda, un “hilo de Ariadna” del que tirar.

Al igual que ocurre con la clarividencia el tarot siempre sin gabinete es el más fiable, el más respetado, el más seguro y donde, en verdad, se va a demostrar que la persona que realiza la interpretación de las cartas es un vidente verdadero.

Leer las cartas del tarot o saber su significado puede estar al alcance de muchas personas pero pocas son las que saben interpretar y relacionar todas las imágenes que salen con la persona que consulta e, incluso, con los acontecimientos venideros.

El tarotista bueno siempre trabaja sin gabinete pues necesita una concentración, necesita que su Saber y sus sentidos estén en las cartas y puedan establecer correctamente el patrón con el que visualizar el futuro de la persona.

Un ambiente opresivo como el de un gabinete donde continuamente una tele operadora está pasando llamadas no es el ideal máximo cuando llega un momento en el que el tarotista realiza las predicciones por rutina, como si estuviera en una cadena de montaje, eso no es bueno ni favorece al tarot.

Videntes y Médiums de verdad

Dentro de todo lo que son los vaticinios sobre el porvenir resulta muy importante saber elegir a la persona correcta que va a realizar la predicción tiendo en cuanta que no todos tienen la misma capacidad.

Los más buscados son los videntes y médiums de verdad, dos capacidades diferentes que pueden llevar a una visualización o comunicación realmente sorprendente pues se basan en dos características bien distintas.

El vidente verdadero es aquella persona que tiene la  capacidad, desde pequeño, desde niño, de ver imágenes en su cerebro que se relacionan con el futuro de una persona o un evento venidero que se cumplirá con certeza. No sabemos la razón por la que estas personas tienen este don, sólo que es real y suele ser muy certero.

El médium no puede ver el futuro pero tiene la cualidad de poder comunicarse con las personas fallecidas, con los muertos y poder acceder a sucesos pasados, presentes o futuros de una persona que estos, por cercanía, amistad o familiaridad, nos quieran transmitir.

Videntes y médiums formulan sus predicciones con una fiabilidad sorprendente donde lo más importante es el futuro de la persona y dónde dirán lo bueno y lo malo por suceder o que nos transmiten desde el otro lado.

Tarotistas de verdad sí que sirven para tus preguntas concretas

Cuando se acude a una consulta de tarot se suelen dar demasiadas generalidades, predicciones que suelen ser ambiguas y que no tienen un alcance personal, es el consultante quién con una carga de subjetividad relaciona el mensaje o la predicción con su persona por muy ambigua que sea, eso no es videncia ni buen tarot.

Los tarotistas de verdad sí que sirven para tus preguntas concretas y expresas sobre un determinado tema que te inquieta o te preocupa. Son explícitos y, en muchas ocasiones, sin que la persona pregunte, de forma espontánea irá diciendo y respondiendo a todas esas cuestiones.

Debemos buscar siempre tarotistas y videntes que responden de forma concreta a nuestras preguntas, que son profesionales de verdad, sin gabinete, y que merecemos el mejor servicio cuando lo que se está viendo es el futuro de la persona.