Las mejores videntes de España

videntes españolas

Cuando se consulta una revista, o se ve determinados canales de televisión, son muchos los servicios que se ofrecen de tarot, adivinación y videncia pero, realmente, son pocos los que realmente son veraces pues abundan sólo aquellos que contratan a personas que saben leer las cartas y poco más.

Las mejores videntes de España no suelen estar en medios o gabinetes masivos sino que hacen una labor más reservada, es más difícil acceder a ellas y tienen un servicio más exclusivo y de calidad, una atención personalizada que apenas se ofrece y que si accedemos a uno de ellos la satisfacción es absoluta.

Se calcula que entre un 2% y 3% de la población de España tiene el don de la videncia y que de ellos no todos la ejercen de cara a ayudar a otras personas, el vidente real suele tener problemas infantiles al no comprender su don pero al pasar el tiempo lo aceptan y perfeccionan.

Del perfeccionamiento de la capacidad especial que poseen llega el poder estar entre las mejores videntes de España, si le sumamos que se logra motivar para orientar a otras personas sobre su vida y lo que ve acerca de ella tenemos la combinación perfecta para tener al consejero ideal.
carmen tarotista real
El vidente es capaz de traducir las señales que le llegan de un futuro que visualiza teniendo para ello opciones de apoyo, de respaldo, como pudiera ser la baraja del tarot o española, la bola de cristal –la visualización a través del vidrio- e, incluso, la borra del café. Todo eso unido a su don hace que acceda a lo imposible.

La escala de videntes que hacen que se establezca una diferencia entre unos y otros la pone el grado de acierto, satisfacción, confianza y, finalmente, lo fiable que demuestren ser, no es un asunto baladí, es importante pues lo que se pone en juego es el futuro de la persona; por ello realizamos un listado donde encontrar a los mejores.

Listado de videntes recomendadas

No todos los que se llaman videntes lo son realmente, dentro de la videncia se tiene diferentes grados, desde los que sólo perciben determinadas imágenes y no controlan su don –que pueden llegar a hacerlo o perderlo- y aquellos que tienen una gran pericia en ello.

De todas las personas conocidas con un don aceptado se realiza una especie de censo, un listado de videntes recomendadas que gozan de la confianza de las personas más importantes: los consultantes.

No es que haya un lugar donde se pueda valorar el servicio prestado por el vidente, sería un error, pero si existe el saber popular, el boca a boca, que hace que se vaya corriendo la voz de aquellos que son buenos y fiables de los que no, esa es la clave.

La capacidad de poder ofrecer un listado con las mejore videntes, con las videntes seleccionadas de entre las mejores es vital para que tengamos una ayuda extra en esas decisiones difíciles, en poder resolver esas dudas que atormentan o ratificar lo que se sospecha.

Tener una relación de clarividentes aconsejados con el potencial absoluto de su capacidad orientado para nuestro bien y consulta es  considerado, hoy día, como un lujo que se debe aprovechar.

Tarotistas españolas sin gabinete

Los clarividentes han tenido, en todos estos años, que cargar con el dedo acusador de aquellos que no pueden demostrar su don o que son escépticos hacía el mismo cuando, realmente, hasta las fuerzas de seguridad del Estado, han consultado casos con videntes.

Pero no debemos llevarnos a engaños, los videntes en muchas ocasiones se apoyan en las cartas, en los arcanos y cuando conjugan ambas se puede tener una combinación mágica. Las videntes reales que trabajan con las el mazo y son fiables suelen ser tarotistas españolas sin gabinete que ofrezcan cortapisas y dificultades a su trabajo.

Los gabinetes suelen ofrecer un medio en el cual se realizan las predicciones de tarot en serie, es decir, una tras otra. El arte del tarot no es así, no se puede atender a una llamada en un gabinete y luego otra y así durante horas. El tarotista real que, además, es vidente precisa de un entorno de confort donde realizar la predicción a satisfacción de todos.

Debemos saber identificar, cuando llamamos a un teléfono, si nos atiende un tarotista dedicado sin gabinete a otro que sólo lo hace interpretando cartas desde un gabinete. Lo primero es que nos desvían la llamada y el acento, el deje, de la persona que nos atiende manifiesta que no es española, el ruido de fondo, las dudas o las excesivas preguntas.

Todos esos factores determinan que su llamada esté siendo tratada como una más y no como se merece desde un lugar donde tenga la certeza que la vidente y tarotista pone sus capacidades a su servicio, eso lo ofrecen pocos servicios y es muy exclusivo.

Consulta siempre con una vidente de verdad

Cuando decidimos llamar o visitar a un vidente siempre hemos de asegurarnos que no somos engañados, que todo atiende a la realidad que buscamos. A nadie le gusta ser confundido o, en casos extremos, estafado.

Es muy importante, por su bien y su futuro, pues se orienta con respecto a él, consultar siempre con una vidente de verdad, de la que tengamos conocimiento de una capacidad real y que sea fiable y recomendada. Piense que se pone en liza algo más que una consulta, se pone en juego las decisiones o inquietudes de su propia vida.

En un país en el que gustan todas las artes adivinatorias se debe optar por las mejores videntes de España, aquellas que trabajan en exclusiva y sin gabinetes, con gran dedicación y pensando que lo más importante es el consultante.